Utilizar pedales automáticos o chocles en el MTB es una práctica muy recomendable.y tiene numerosos aspectos positivos, al punto que aquellas personas que se habitúan a utilizarlos, difícilmente pueden prescindir de ellos en el futuro.

La principal ventaja que sin duda se consigue es que el pie se mantenga firme en el punto óptimo de pedaleo y siempre en el mismo lugar, asegurando que la posición de los pies sobre el pedal siempre sea más estable. Por supuesto, eso significa que deben estar bien colocados, de lo contrario pueden generar algún tipo de incomodidad o lesión a largo plazo.

El pedal automático o chocles asegura una sujeción más óptima al pedal, evitando que la zapatilla se deslice sobre el pedal, en ocasiones causándonos heridas, raspones o lesiones. Esto conlleva a un mejor control sobre la bicicleta, dando comodidad y seguridad al pedalear.

Lo más difícil si es aprender a utilizarlos, pues la primera sensación es el susto a no poder poner los pies en el suelo al momento de parar. La sensación es extraña y definitivamente toca practicar en un lugar amable para aprender, pero esta no es razón para no proponerse a aprender. Se sugiere en primera instancia, montarse en la bici junto a una pared o un punto de apoyo, y practicar a sujetar el pie en el pedal y sacarlo varias veces, esto con ambos pies. Una vez se logre mayor confianza, puedes dar vueltas sobre césped preferiblemente, sacando y trabando el pedal varias veces con la bici en movimiento. Finalmente, ensayar a parar la bici y sacar el pie para ponerlo en el suelo.

Algo muy común es que en las primeras oportunidades se nos puede olvidar que estamos “amarrados” a la bici y cuando paramos, no tenemos tiempo para pensar como sacar los pies de los pedales. Pero después de dos o tres sustos, quizás no se te vuelve a olvidar y por lo demás se convierte en algo automático.

Cabe comentar que como existen diferentes tipos de pedales automáticos o chocles, las zapatillas que sirven para una bici, no necesariamente te van a servir en otra diferente. Dicho de otra manera, con tus zapatillas propias, solo podrás montar en bicis con chocles idénticos o de la misma marca de los tuyos.

Nuestra sugerencia práctica es que si nunca los has utilizado, procura ensayar y sin llegar a equivocarnos, cuando aprendas, jamás te vas a arrepentir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.